30.11.06

Almost 30

Anoche, mientras veía el segundo dvd de “24” (comentario a pito de nada más que de decir “¡puta la serie buena!”), me bajó la melancolía estúpida.
Esa que me agarró desde que recordé que mañana parte diciembre.
El sábado 02 cumplo treinta. ¡Treinta!; y ando con una onda media de año nuevo. De “haciendo balances”. Pero, más que del año, de la vida.
Treinta. Cambio de folio. Se acaba el pendex. El adulto joven se vuelve adulto nomás.
Treinta. Que vejez, por Dios.
¿En qué momento dejé de tener 21?...
Bueh. Y, eso; como les cuento. Que estoy en medio de “24” y bajo el volumen de la tele –que estaba en “31”… Y tate.
30.
Y se me ocurrió, mira la estupidez máxima, bajar el volumen al máximo. A uno. Y empezar a subir de a un dígito, recordando mi vida año a año.
Un año. No me acuerdo.
Dos. Menos.
Tres. Cuando mi vieja me iba a buscar al jardín y nos volvíamos caminando. Yo recogía de esas plantas de “helicóptero” y con un palito iba haciendo sonar las rejas.
Cuatro. “Cuatrrrro”, como pronunciaba. Mi viejo tenía “Veinticuatrrro”. Wow, que joven.
Y el jueves cumplió 50. Canoso y con guata.
Uf.
Y como que viví de su juventud hasta ahora. Lo vi. Estuve ahí.
Que fuerte.
Y yo ya casi tengo 30.

Cinco. El cambio de casa. Mi primer perro; aprender a andar sin rueditas.
Seis. El colegio. El llanto del primer día. Las tías del jardín; las pastillas con forma de gajo de naranja que me daban cuando contestábamos bien algo.
Siete. El viejo pascuero no existe. Uf.

Y, claro, les podría dar la lata total hasta los 29… Pero no es la idea. El punto es que cumplo 30 en 2 días más y recorrer lo que llevo me hizo darme cuenta de lo “ritalín” que ha sido mi vida. Sacando la carrera rápido, empezando a ganar premios a los 20; senior a los 21. Casado a los 24; primer hijo a los 25. Auto a los 26. Casa propia a los 27. Supervisor a los 28. Papá denuevo a los 29.
Y corre que te pillo.

Siempre rápido. Siempre embaladísimo… Y los 30 te pillan igual. Agh.
Bajón treintañero. Y más aún porque el sábado, mi cumple, se casa también Brown con la Vicky. Fuera de Santiago. Así que preferí acompañarlos y celebrar con ellos, y dejar mi cumple para el finde largo en la parcela. Piscina, asado, día completo festejando…
Pero igual son treinta.
¡¿En qué momento dejé de tener 21?!
Hace un matrimonio, dos hijos, un perro y una carrera atrás.
Pero ha valido la pena, ah? Que la melancolía no me ponga mal agradecido. Porque de mis tres metas para los treinta (Haber recorrido Europa, tener mi casa propia, ser Director Creativo), técnicamente sólo me falta una. Y la cambié por mi señora y mis hijos y la vida que tengo.
Y salí ganando, creo yo.
Lejos.

4 comentarios:

Angel y Demonio dijo...

La verdad, no se con respecto a la edad (mas arriba te weveo nomas), pero leyendo tu vida, la verdad, da gusto. a habrá tiempo para viajar (quizas hasta con Romi y niños) por europa o donde sea... tus ganas y alegria de vivir son algo maravilloso, compadre. No lo pierda nunca! (ni con 30, ni 40 ni nada)

Saludos!

la-pollo dijo...

Que lindo, gran resumen, corto pero contundente. Felicitaciones!!
Mi hijita nació el 1° de diciembre, también tuvimos celebración, pero de pequeños.
Un abrazo atrasado y siga con su vida adelante, que lo que tiene, así como lo cuenta, está muy bonito.
Saludos.

Dani Torrealba dijo...

felicitaciones, yo cumplo 30 el 12-12, mi papá tambie´n cumplió 50... y lo mñas fuerte que me viene a la caneza es que a mi edad ya tenías 4 hijos!!!

:: ritalin :: dijo...

CUATRO?!... Noooo, sólo 2, jaja, me muero con 4.